Una buena alimentación no solo es importante para mantener nuestro peso, sino que es una de las piezas fundamentales para nuestro bienestar físico y mental, incluso nos ayuda a tener más energía. Una buena alimentación, junto con practicar ejercicio de manera habitual y un buen descanso, es imprescindible para nuestra salud.

 Una buena alimentación es aquella que, incluye todo tipo de alimentos, sin excluir ningún grupo nutricional y tiene que ser variada y acorde a cada persona, teniendo en cuenta factores como edad, peso y estado de salud.

 

1. Una buena alimentación ayuda a mantenernos enérgicos durante todo el día y a mantener nuestros músculos y nuestros huesos fuertes y sanos. Por eso para el buen rendimiento de nuestro cuerpo es muy importante tener energía y fuerza. 

 

2. Protege el sistema inmunitario fortaleciéndolo para prevenir posibles, virus, bacterias e infecciones.

 

3. Ayuda a prevenir enfermedades como la osteoporosis, obesidad, diabetes, problemas oculares, etc.

 

4. Mejora el rendimiento cerebral reduciendo la perdida de memoria, mejorando la capacidad de concentración y en definitiva mejorando la eficiencia y la productividad.

 

5. Protege el corazón, algunos alimentos tienen unos niveles altos de sal y colesterol, por lo que si no se toman en las cantidades recomendadas y se abusa de ellos pueden ser perjudiciales para el corazón y las arterias. 

 

La alimentación es muy importante para el funcionamiento correcto de nuestro cuerpo.  Hay que tener en cuenta que una dieta equilibrada es la mejor solución, no hay que abusar de ningún grupo nutricional, porque todos son necesarios y cumplen su función en nuestro cuerpo.