Las lesiones de espalda en el trabajo son muy habituales, independientemente de la modalidad del espacio de trabajo, ya sea en fábrica, oficina o cualquier otrro. El hecho de estar aproximadamente 8 horas en una misma postura o haciendo el mismo movimiento de manera repetitiva hace que nuestra espalda se resienta. 

Pero, ¿os habéis planteado que muchos de los dolores pueden surgir por no tener una buena postura? En este post vamos a explicar de una manera muy sencilla cómo regular una silla de oficina, para mejorar la postura y así poder prevenir algunas de las lesiones más comunes. 

Muchísimas personas trabajan día a día frente a un ordenador y no son conscientes de la importancia de tener una buena postura, para ello es muy importante tener la silla adaptada a nuestro cuerpo.

 

1. La altura correcta del asiento

La silla estará bien regulada cuando al apoyar los brazos sobre la mesa generen un ángulo de entorno 95º a 105º, teniendo en cuenta que los hombros tienen que estar relajados y sin subirlos hacia la cabeza, no tiene que ser una postura forzada. 

 

2. La profundidad del asiento

Al sentarnos sobre el asiento tenemos que tener en cuenta que la espalda tiene que estar apoyada en el respaldo. Estando sentados de esta manera, el final del asiento no debe coincidir con la parte trasera de la rodilla. Tiene que tener el final un poco antes del pliegue de la rodilla.

 

3. La inclinación del respaldo 

El respaldo no tiene que estar recto como una tabla, ya que eso nos haría tener una mala postura. Lo adecuado es que tenga algo de inclinación, entre 95º y 105º. Si es menos de 90º nos haría echar el cuerpo hacia delante y si es más de 105º estaríamos muy reclinados y podría causarnos lesiones. 

 

 4. La altura del respaldo

El respaldo estará correctamente regulado cuando la curvatura que tiene, coincida con la curvatura natural de nuestra espalda en la zona lumbar. De esta manera la zona lumbar estará protegida.

 

 5. La altura de la pantalla

Al igual que regular la silla, es muy importante regular la pantalla, debe estar a la altura de los ojos. Si está más abajo inclinaremos nuestra cabeza hacia abajo adoptando así una mala postura. Si en cambio la tenemos hacia arriba inclinaremos la cabeza hacia arriba forzando el cuello. Por lo tanto, lo adecuado es que esté a la altura de los ojos para así poder mantener la cabeza recta.

 

Estos consejos te ayudarán a regular la silla de oficina y lo que es mejor te ayudarán a mejorar la postura durante las horas de trabajo, previniendo así lesiones de espalda. Si tenéis alguna duda al respecto, no dudéis en contactar con Witrein y consigue ser una empresa en forma.