Tener lesiones debido al trabajo diario es muy habitual, se puede dar por estar en una misma postura durante muchas horas, o por realizar el mismo movimiento de manera repetida, o incluso por cargar peso en una postura incorrecta y forzando nuestro cuerpo o por acumulación repetida de esos pesos.

Lo adecuado para estos casos es crear un entrenamiento personalizado para cada persona y puesto de trabajo, ya que las necesidades varían dependiendo de las personas y de muchos factores.

Mientras no podamos hacer ese estudio concreto os vamos a recomendar algunos ejercicios útiles para la movilidad del cuerpo, donde podamos proteger nuestras estructuras de una manera cómoda y sencilla. 

1. Movilización de hombros

Rotación externa e interna de hombros, de esta manera conseguimos mejorar la postura y evitamos que nos salga chepa por estar muchas horas encorvados.

 

2. Rotación de muñecas

Muchos de los trabajos implican fuerza en las manos, incluso coger pesos muy elevados por lo que reforzar las muñecas es muy importante.

 

3. Movilización de cuello

Sentados en una silla con la espalda recta, bajamos la barbilla hacia las clavículas y con ayuda de las manos suavemente desde detrás de la cabeza hacemos un poco de fuerza para aumentar la tensión.

 

 4. Estiramientos de espalda 

Para ello debemos entrelazar las manos y estirar los brazos lo máximo posible a la altura de los hombros, empujamos hacia delante para aumentar la tensión.

Con estos ejercicios de manera repetida y con una duración de entorno a 30 segundos será suficiente para evitar algunas lesiones. Hay que recordar que este tipo de ejercicios no sustituyen la actividad física necesaria y recomendada, sino que es una rutina adicional.